Nunca juzgues un libro por la cubierta

1 Liked

Es muy complicado que el lector no juzgue tu libro por la cubierta, ya que la primera impresión es muy importante. La cubierta, junto a la sinopsis, también pero en menor medida el resto de datos de la contraportada (citas, recomendaciones, biografía del autor…), constituyen la carta de presentación de tu libro. Si consigues llamar la atención al lector con ellas, tu libro estará prácticamente vendido.

Es importante escoger un buen diseño de cubierta ya que tu libro va a competir con muchos otros en el mercado. Un diseño rápido y pobre puede generar una mala impresión de tu libro incluso antes de conocer su contenido.

Nadie dijo que elegir el diseño fuera una tarea fácil, pero debería cumplir unos requisitos básicos:

Una cubierta con sentido

Es muy decepcionante que la cubierta nos presente una cosa y luego nos encontremos con otra muy diferente dentro del libro. Al fin y al cabo la cubierta es una herramienta más de expresión, que ayudará a complementar tu historia. Es muy satisfactorio cuando nos encontramos una cubierta que al terminar el libro podemos ver que encaja perfectamente con la historia. ¡Haz que tus lectores sientan eso!

Un título sencillo pero llamativo

Existen miles de opciones para crear un buen título. Puede ser largo, corto, un recurso retórico, estar en otro idioma… Lo importante es que sea como sea, se caracterice por su genuinidad. Intenta alejarte de los títulos comunes que ya no dicen nada al lector. Intenta sorprender y llamar su atención siempre respetando la relación que tendrá el título con el libro.

Calidad en las imágenes

Todo lo que haya en la cubierta tiene que poder verse bien, estar en la mayor calidad posible, ya sea una imagen, un pictograma, un garabato… Presentar una imagen pixelada, borrosa, cortada… genera sensación de dejadez y aparta al lector de tu libro de un golpe porque piensa “si la cubierta es así, cómo será el resto…”. Una imagen vale más que mil palabras.

Una tipografía clara y adecuada

Es cierto que uno puede volverse loco a la hora de elegir tipografía, por la gran variedad que hay, pero siempre es mejor que la letra (cualquiera que uses en la cubierta o contraportada) sea clara y pegue mínimamente con la imagen y el diseño del libro en general. Procura que no haya más de tres (como máximo) tipografías diferentes en la cubierta, ya que tiene que haber una homogeneidad para que sea agradable a la vista.

Un buen texto de contraportada

Lo primero que hacemos cuando buscamos un libro es fijarnos en la cubierta. Una vez la hemos inspeccionado, tendemos a girar el libro para consultar la contraportada. La contraportada es tu segunda herramienta para vender tu libro. Por eso, es muy importante que tenga una buena sinopsis o una buena biografía del autor o ambas cosas. También puede tener citas o recomendaciones que hayan hecho otros autores o artistas. Procura que no esté todo muy concentrado, sino que el lector pueda encontrar la información rápidamente y sepa si le satisface o no. Otra cosa muy importante es que en el lomo debería aparecer el título del libro y el nombre del autor. Es un detalle que puede gustar y mucho.

Y tú, ¿crees que la cubierta es decisiva? ¿Te afecta a la hora de comprar un libro?