Escribir sobre sentimientos: tú también puedes

El amor romántico es uno de los sentimientos y estados por el que todos hemos pasado o pasaremos alguna vez. Y es que el amor, en todas sus formas, recorre países e incluso continentes. De allí, que la novela romántica sea uno de los géneros literarios más exitosos de todos los tiempos. Porque, en definitiva, necesitamos comprender, compartir y personificar aquello que nos pasa o nos ha pasado. Y ¿cómo hacerlo? Pues bien, una de las formas más comunes es no solo leer sobre ello, sino también escribir. ¿Quieres sabes cómo hacerlo? ¡En este post te lo explicamos!

Dar vida a nuestras propias historias de amor no es fácil, pero tampoco imposible. “Solo hace falta que te lo propongas”, sugiere Elísabet Benavent en su curso Cómo escribir novela romántica. Sí, proponérnoslo es un primer paso, pero a partir de aquí, debes trazar una ruta que te permita conseguir tu sueño: ver tu novela publicada.

Empezar es siempre lo que más cuesta, pero a la vez, los primeros pasos son muy importantes, porque sin una disciplina, no serás lo productivo que debes ser.

¿Qué es lo que más engancha de las novelas románticas? Los personajes y la trama, pero sobre todo, la personalidad y aquello que va al interior de cada uno de sus personajes. Por ello, es imprescindible poner atención en la construcción de estos, porque deben ser carismáticos, reflejar las diversas personalidades que existen y, además, deben tener consistencia, es decir, ser creíbles.

Una vez tenemos los personajes, es necesario escoger un escenario, un lugar, que contará con una ambientación concreta. Si la ambientación está bien lograda, los lectores se podrán imaginar el lugar, como si estuvieran dentro de él.

Todo lo anterior se cuenta y escribe con una serie de elementos narrativos que se deben trabajar muy exhaustivamente. Son por ejemplo, la elección del narrador y el punto de vista, las descripciones o los diálogos. Todo ello con un tono, un ritmo y un tempo concretos. Y este conjunto de elementos son los que formarán tu estilo literario.

Hasta aquí, hablamos de aspectos necesarios para escribir cualquier cosa, ahora bien, debemos tener en cuenta que las novelas románticas tienen unas particularidades muy concretas, entre las que se encuentran las emociones, el erotismo y que la trama principal es una relación amorosa. Estos aspectos son los que diferencian las novelas de amor de otros géneros literarios.
 

Finalmente, cuando ya tengas toda la novela escrita,  es muy importante realizar una corrección, que incluye revisar la estructura, el estilo y la ortotipografía.

Estos y otros consejos, te los da la escritora Érika Gael en su curso tutorizado Cómo escribir romántica, que empieza en enero, y que a lo largo de diez semanas, te ofrece recursos para conseguir el objetivo de escribir una novela romántica. La profesora, publicó su primera novela a los veinticuatro años, y desde entonces no ha dejado de escribir. Algunas de sus novelas más conocidas son: Bitácora de nuestra luna de miel, o Noche de Mardi Gras y Noche de tentación, que forman la serie “Príncipes del Infierno”. Así que ya sabes, si ella puede, ¡tú también!

Si quieres más información sobre el curso de Érika Gael, la encontrarás en este enlace.