La creatividad: una herramienta que puedes y debes potenciar

Cuando pensamos en qué cualidades debe tener un escritor o, en general, cualquier profesional que quiera aportar algo útil a su sector, una de las cosas que más nos viene a la mente es que “debe ser creativo”. Una palabra con un sinfín de posibilidades.

Son muchos los intelectuales y artistas que han opinado sobre creatividad a lo largo de la historia. Algunas de las frases que debes tener presentes son:

"La creatividad es contagiosa. Pásala", del físico Albert Einstein.

"La creatividad viene de un conflicto de ideas", de la diseñadora Donnatella Versace.

"La imaginación es el principio de la creación.  Imaginas lo que deseas, persigues lo que imaginas y finalmente, creas lo que persigues", del dramaturgo y crítico George Bernard Shaw.

"No puedes esperar a la inspiración, tienes que perseguirla con un bate de béisbol", del escritor Jack London.
"La curiosidad sobre la vida en todos sus aspectos, continúa siendo el secreto de las personas más creativas", del publicista Leo Burnett.

Pero ¿cómo se define la palabra creatividad? La Real Academia Española (RAE), la define como “capacidad de crear”. Asimismo, define “crear” como “producir algo de la nada”. Al leer esto, pensarás que se trata de algo innato, que se tiene o no, pero que no se puede aprender. En este post te ofrecemos una serie de consejos para mejorar tu creatividad, que demuestran que cualquier persona que se lo proponga puede ser creativa.

  1. Busca inspiración: la inspiración está en la taza de café de las mañanas, en el bus de camino al trabajo, en la ducha de después del gimnasio, o en el cojín justo antes de dormir. Es importante entender que las ideas creativas se construyen a partir de lo que aún no sabemos. Por ello, debemos dejar de lado todo lo que ya sabemos, para focalizarnos en el lado derecho del cerebro, el hemisferio donde se encuentra la imaginación, la intuición y el sentido artístico. En este sentido, destacamos lo que explica la periodista y escritora Rosa Montero en el “Taller de escritura creativa”, que imparte en la Escuela Cursiva, donde dice que “el mayor enemigo del escritor es el “yo” consciente”.
  2. Encuentra tu área de creatividad: no todos somos creativos en lo mismo, y no hay únicamente un campo de creatividad. Hay muchos: la pintura, la escritura, la publicidad, la música. Una vez hayas encontrado tu campo, surgirán nuevas dificultades, y es que, por ejemplo, Rosa Montero habla en su curso de los obstáculos de los escritores noveles que, una vez deciden que su campo es la escritura, o bien tienen demasiadas ideas, o bien muy pocas.
  3. Deja volar tu imaginación: los niños tienen mucha imaginación…Pero los adultos también la tienen, simplemente trabajan menos con ella, y como dijo Picasso, "Todo niño es un artista, el problema es seguir siendo un artista cuando creces". Una forma muy útil de practicar tu creatividad son los mapas mentales. Estos hacen que todo el cerebro trabaje asociando palabras, imágenes, símbolos, dibujos y colores. Partiendo de una idea central, saldrán líneas hacia otras ideas relacionadas con el tema central, que podrán ser símbolos, imágenes, etcétera. Estos mapas mentales te pueden ayudar a decidir temas de estudios, trabajo o incluso vida social.
  4. Persiste: y por el camino, pierde el miedo al fracaso. Hay grandes ideas que han tardado mucho en triunfar y tener éxito. Por ello, si tienes una idea en la que realmente crees, sigue intentándolo porque quizás te cueste 10.000 intentos –como le pasó a Thomas Edison cuando inventó la bombilla-, pero como él dijo una vez dio con la buena: “No he fracasado. Acabo de encontrar 10.000 formas que no funcionan”.
  5. No dejes de aprender: tenemos una concepción del aprendizaje que hace que muchos nos dediquemos a aprender únicamente mientras realizamos nuestros estudios, cosa que no es buena si queremos ser creativos. Por eso, es importante seguir leyendo, y aprendiendo a lo largo de tu vida, y preguntarte siempre el por qué.
  6. Socializa: la creatividad está muy vinculada a la socialización. Piénsalo: una persona creativa es una persona curiosa, que se interesa por asistir a conferencias, exposiciones, cine fórums o viajar. Estar en contacto con nuevas experiencias, te abrirá y ampliará la mente, de forma que la creatividad encontrará su lugar
  7. Abúrrete: algunas de las mejores ideas llegan cuando estás aburrido, porque es cuando el cerebro tiene tiempo de generar pensamientos nuevos y creativos. Por eso, es importante reservar algún momento del día o de la semana, para este tipo de actividades: planchar, limpiar, conducir o simplemente caminar.

Es importante que dediques tiempo a introducir estos consejos en tu vida, de tal forma que los puedas usar tanto para la escritura, como a cualquier campo en el que quieras triunfar. Desde Escuela Cursiva te recomendamos que si queréis aprender a aplicar tu creatividad, te inscribas al “Taller de escritura creativa” con Rosa Montero