De Cursiva al mundo. Conoce a Nancy Villescas.

Tras su paso por el curso anual de novelaNancy Villescas nos presenta su novela El secreto de Elías, que ha publicado con Caligrama, de Penguin Random House Grupo Editorial. Nacida en Bogotá, ejerció el periodismo, dedicándose a aprender otras formas de comunicación con comunidades vulnerables. De esta fuente bebe para escribir sus historias. Historias del corazón.

 

¿Por qué te matriculaste en el curso de novela de Escuela Cursiva?

Tengo una amiga a la que también le gusta mucho escribir. A través de Facebook me envió el link de la escuela. Yo navegué en la página y me llamó mucho la atención la gran variedad de cursos que ofrecía y también significó mucho que tuviera el respaldo de editoriales tan reconocidas.

Dudé un poco porque ya había tenido la experiencia de un ejercicio similar en otra escuela y no quería volver a repetir. La verdad fue la mejor decisión que tomé porque no solo superó con creces mi anterior experiencia, sino que me permitió publicar mi libro y eso nunca, nunca lo había tenido entre mis posibilidades.

 

¿Qué tal ha sido la experiencia en el curso?

Como decía, había tomado un curso virtual con otra escuela española y puedo decirte con toda sinceridad que en Escuela Cursiva, el curso superó con creces todas mis expectativas. Siempre se notó que la profesora, Eva Garrido, leía con dedicación cada una de las páginas que uno enviaba. Además el contenido del curso estaba diseñado para abordar con profundidad cada temática. Obvio que es una decisión individual pero si uno está comprometido, lo hace.

Además fue una gran satisfacción la variedad oferta de autores que nos invitaban a leer o mencionaban en el curso. De verdad que cada análisis te permitía ver desde otra dimensión la lectura.

No fui tan juiciosa leyendo las obras de mis compañeros, pero sí hice el ejercicio y como lo dijeron los expertos, encontré que también era una manera de fortalecer el conocimiento.

 

¿Qué es lo que más te ha gustado?

Yo diría que tres cosas son fundamentales en el éxito del curso:

La metodología donde se respeta mucho la creatividad propia y se dan luces sobre el camino a recorrer. Era obvio que llegamos con diferentes niveles pero si leíamos el primer texto y lo comparábamos tres meses después, el cambio era impresionante. Todos avanzamos a nuestro ritmo.

No exagero si les digo que las tareas se analizan casi que línea por línea, pero cómo ayudan después los aportes a identificar las dificultades propias y superarlas y todavía a mirar todo el camino que falta por recorrer.

El segundo factor fue Eva, la profesora, porque en cada corrección se notaba que llevaba con mucha seriedad la historia de cada uno. En más de una ocasión me preguntó por los personajes que había mencionado en otro momento y no aparecían. Eso lo hacía sentir ella está leyendo mi texto.

El tercero, tener la posibilidad de ser elegido para publicar. Sinceramente cuando inicié el curso mi aspiración era aprender mucho y lograr que uno de los editores de Penguin Random House Grupo Editorial leyera un capítulo de libro. Con eso me daba por bien servida. Pero la verdad esto es un sueño del que todavía no me despierto: no me imaginé ver impreso el libro completo.

 

¿Recomendaría el curso de novela?

Por supuesto que sí. Quien lo tome, está garantizado que durante todo el proceso aprenderáconocerá y se verá retado a incursionar en recursos del lenguaje y la creatividad que no se  había imaginado.

Para mí fue, y sigue siendo, un desafío aprender a hacer más lentas las escenas. El curso me enseñó muchas maneras de lograrlo y de cada escena una verdadera obra de orfebrería, pues esa es la aspiración pero todavía hay mucho camino por andar.

 

¿Por qué empezaste a escribir? ¿Qué motiva tu escritura?

Desde adolescente escribo y en mis trabajos -soy comunicadora- me convertía en la que elaboraba los contenidos. Pero la verdad lo que más me gustaba era conocer las historias. Trabajaba con jóvenes en zonas de conflicto, con mucha pobreza y ellos me contaban su día a día. Me quedaba sorprendida por su valentía, por su capacidad para resolver las adversidades pero, especialmente, por mantener intacta su alegría y esperanza en la vida.

Cada relato lo convertía en una historia que tenía por lo general una circulación muy restringida. Casi nunca los compartía con nadie. Solo los más cercanos, mis amigas, me insistían en que escribiera una novela, pero a mí me parecía descabellado.

Ahora que tengo un libro, me siento algo vulnerable porque es como compartir algo muy personal con extraños y bueno, ese es el precio de querer hacerlo.

 

¿De dónde sacas la inspiración? ¿Eres un autor de método o de los que escriben con corazonadas?

Escribo a mano. Sí ya sé que es engorroso porque después tengo que pasarlo al computador, pero he descubierto que como escribo despacio tengo tiempo de ir ordenando  mentalmente cada frase y lo hago con mucho más cuidado.

Como trabajé muchos años como periodista, todavía tengo en la vena esa frase de ‘eso es noticia’ con la diferencia que lo que yo llamo ‘noticia’ es una frase, un dicho, o una historia de vida. Ahí podría estar la corazonada, pero cuando ya me propongo escribirla, me pongo otro reto: ‘cómo hacer para que al final de la página el lector quiera pasar la página.’ Y eso es difícil porque llegado el momento el lector podría cansarse. Ahí vienen los valiosos consejos de Eva para aminorar la marcha y pasear un poco entre los entretelones de la escenografía.

Un elemento que creo me afecta es el país donde nací. Yo estoy en Colombia y recién firmamos el proceso de paz. Pero toda mi vida he vivido en medio de las noticias de la guerra. Es difícil no estar influenciado por eso a la hora de narrar porque es una manera de ver la historia: los miedos al secuestro, los desplazamientos forzados, las huellas de la guerra, ahí aparecen encadenadas.

 

¿Qué escribes? ¿Qué quieres transmitir?

Quisiera pensar que me gusta escribir sobre las historias de la gente común y corriente que viven en un mundo donde el abandono, la violencia, el desamor y el coraje de seguir adelante. Eso es lo que quisiera transmitir coraje por la vida.

 

¿Cómo creas tus personajes? ¿Te basas en tu entorno a recurres a tu imaginación?

Soy latinoamericana y mi mundo está rodeado de colores, música y alegría, por eso creo que los personajes abundan, entran y salen y los trato de mantener el momento justo.

En la novela hay un personaje que me gusta mucho Lucila, una mujer mandona, fuerte y aguerrida que refleja algo de mi hermana y mi madre pero también de un grupo de revoltosas amigas que han estado en mi vida.

Creo los personajes y los voy construyendo tomando prestadas características de gente que conozco.

Es de lo más interesante crear personajes. Un día lees el texto completo y te das cuenta que aquel personaje que dibujaste como un guerrero, requiere de una dosis de fuerza en sus diálogos. Y entonces te vas y empiezas a reescribir la escena y te maravillas de todo lo que puedes lograr con las palabras.

 

¿Qué consejo le darías a alguien que justo empieza a escribir?

Que escriba, escriba, escriba y no pare de escribir.  Esto es una tarea que mejora con la práctica, no con la imaginación.

Que se deje guiar, ya sea por un escritor conocido, por alguien que le gusta leer o por una escuela de escritura.

Que siempre habrá gente que escriba mejor o peor pero nunca igual a uno. Ese es el sello que uno tiene.

 

¿Qué autores acostumbras a leer?

La verdad me gustan las novelas y exploro mucho en diferentes géneros. Últimamente he leído a Elena FerranteJohn GrishamGioconda BelliLaura RestrepoIsabel AllendePearl S.Buck. Bueno, me gusta leer y mi bolsillo lo reciente.

 

 

UN LIBROLa escafandra y la mariposa (Jean-Dominique Bauby)

UN AUTOR: John Grisham

UNA LIBRERÍA: Casa del libro y Wilborada

UN PERSONAJE: Santiago Nasar y Jean-Dominique Bauby

UNA PORTADA: Puberman

 

El Secreto de Elías (Caligrama Editorial, 2017) es la historia de un secreto en medio de la guerra y de la enfermedad del olvido. Es de Elías, pero también de Martina. La violencia de un país se va asomando por cada rincón de la narración y grita de dolor. Un dolor familiar. Un dolor personal. Elías empieza un recorrido en busca de su pasado, que no es solo el suyo, también pertenecer a cada persona de su hostil entorno, Ricardo, Rogelio, melisa y Lucila.

Su búsqueda en medio de la insensatez, le revelará un secreto del que muchos tendrán que dar cuenta.